Instituto Italiano de Cultura de Madrid

El Instituto Italiano de Cultura (IIC) de Madrid es una oficina en el extranjero del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional dedicada a la promoción de la cultura italiana en España.

La organización y el apoyo a exposiciones y festivales en colaboración con las principales instituciones locales, el desarrollo de convenios académicos, el impulso a la publicación de libros italianos, la promoción de la lengua italiana, constituyen algunas de las principales actividades del Instituto.

Estudiar italiano en el IIC de Madrid quiere decir aprender una lengua gracias a una amplia oferta de cursos que van del nivel elemental al nivel avanzado. Se ofrecen programas especialmente diseñados para garantizar un proceso de aprendizaje más práctico y eficaz a través de una gama completa de cursos generales, complementarios (cocina, literatura, historia y arte) de preparación para exámenes oficiales (CELI Y ROMA III). La subdivisión de los cursos ofrecidos por el Instituto tienen en cuenta las exigencias locales, pero concuerda con la subdivisión del “Cuadro Común Europeo de Referencia de los idiomas” del Consiglio d’Europa (Common European Framework). Su objetivo es el desarrollo coordinado y sólido de las cuatro habilidades lingüísticas principales: comprensión auditiva, comprensión de lectura, comunicación oral y producción escrita.

El Palacio de Abrantes del siglo XVII es la sede del IIC de Madrid. Situado en el corazón del centro histórico de la ciudad, consta de tres plantas. Dispone de una sala de Exposiciones, dos amplios salones que pueden ser utilizados para exposiciones, conferencias, conciertos y proyecciones cinematográficas, una biblioteca y una espléndida cocina.

En febrero de 2009 y gracias a la Fundación Ottavio y Rosita Missoni, el antiguo salón de actos del Palacio de Abrantes fue rehabilitado y transformado en un teatro, devolviéndole su antiguo esplendor.

Las veladas literarias del Instituto se celebran generalmente en la Sala Caffè Milano de la planta baja, en la que todo el mobiliario ha sido donado por empresas italianas de diseño, con el apoyo del Ayuntamiento de Milán y del Cosmit (Comisión Organizadora del Salón del Mueble Italiano).

El magnífico edificio madrileño que alberga nuestro Instituto de Cultura, conocido popularmente como Palacio de Abrantes, se erige en el Madrid de los Austrias, corazón del centro histórico de la ciudad. La delimitación de esta zona corresponde a la pequeña villa que fue capital con la dinastía de los Habsburgo, desde la época de Carlos V hasta la llegada de los Borbones a comienzos del siglo XVIII.

En las cercanías se levanta el Palacio Real y justo enfrente la Catedral de la Almudena. Así mismo, el edificio se relaciona en cierta manera con la historia más antigua de Madrid, puesto que, según algunas fuentes, uno de sus muros se apoya sobre el lado septentrional de la plaza fuerte de Magerit, fortificación de la ciudadela fundada por los Árabes en el siglo IX d.C.

El palacio data de 1652, cuando Don Juan de Valencia el Infante – un noble que tenía el cargo singular de “Espía Mayor del Consejo Secreto de Su Majestad” – adquirió y juntó cinco casas contiguas, que se levantaban en este área, para construir un palacete. El edificio pasó muy pronto (1656) a manos de D. Antonio de Valdés y Osorio, caballero de Alcántara en el reinado de Felipe IV. Ya en 1669 el edificio pasó a ser propiedad del Marqués de Alcañices, cambiando sucesiva y frecuentemente de propietarios hasta llegar a la pequeña nobleza local, normalmente sin dinero y necesitada. Por este motivo, durante el siglo XVIII y parte del XIX el interior del palacio fue subdividido, alquilado e incluso destinado a alojar a la servidumbre.

En 1842 los duques de Abrantes adquirieron el inmueble y lo restauraron, dándole en parte la fisionomía que éste presenta en la actualidad y el nombre con el que se le conoce. Por otra parte, acontecimientos políticos adversos obligaron a los duques a deshacerse nuevamente del palacio en 1874. Fue entonces cuando lo compró el senador progresista Manuel María de Santa Ana para establecer la sede de la redacción del periódico “La Correspondencia de España”.

En 1888 el nuevo propietario del diario, Ignacio Escobar, lo vendió al Gobierno italiano que lo convirtió en sede de su Embajada. El embajador que lo adquirió, el conde Giuseppe Tornielli-Brusati, y su sucesor, el barón Renzis di Montano, se encargaron de reestructurar el interior del edificio y de restaurar y embellecer el exterior de los muros incluso con pinturas. Además, se suprimieron los dos torreones angulares ya ruinosos, y que hasta entonces habían adornado las dos alas de la fachada principal. Durante la Guerra Civil española el edificio fue ocupado por los batallones italianos de las Brigadas Internacionales y sufrió algunos daños, sobre todo como consecuencia de los violentos combates que se produjeron al final de la contienda en las cercanías del Palacio Real. El posterior traslado de la Embajada a una zona más tranquila, hizo que en 1939 el Palacio de Abrantes pasara a ser una sede espléndida para el recién creado Instituto Italiano de Cultura. Desde entonces, este edificio se ha convertido en una animada isla cultural italiana y en uno de los palacios más bellos y antiguos de Madrid.

Instituto Italiano di Cultura Madrid
C/ Mayor, 86

28013 Madrid

Tel: 0034. 91.547.52.05 
Fax: 0034. 91.542.22.13

 iicmadrid@esteri.it

www.iicmadrid.esteri.it/IIC_Madrid

Sede del Instituto Itialino de Cultura en Madrid